Un caso lleno de bondad conmueve al mundo, Hermosa historia…

En el mundo pasan cosas terribles a diario, a cada segundo. La mayoría de estos sucesos terribles son ignorados por muchos ya que son tantos que las noticias no se dan abasto muchas veces. Muchos de esos sucesos horribles también afectan a localidades muy lejanas de las civilizaciones más avanzadas.

Cuando los problemas ocurren lejos de las principales civilizaciones del mundo no se le suele dar tanta importancia, pasa de igual manera cuando los acontecimientos son conmovedores. Un ejemplo general de lo que estamos hablando es el continente africano que está azotado por problemas de toda índole todo el tiempo.

Uno de los países, dentro del continente africano, que más sufre problemas es Kenia. Todo el tiempo nos llegan noticias terribles de este país de África, sin embargo, en este caso, te hablaremos de un caso conmovedor. Los protagonistas de la historia de este artículo te dejarán sin palabras una vez que termines de leer el artículo.

La bondad y los sentimientos positivos no dejaron de de aflorar

En los países más apartados de las principales civilizaciones es normal encontrarse con escenas sumamente crueles y escuchar que ahí se originan e explosionan problemas de todo tipo constantemente.

A decir verdad, es raro que de ahí se originen o provengan buenas noticias. Sin embargo, el caso del que te hablaremos en este artículo puede hacer que cambie un poco la percepción o, al menos, lo haga por un momento.

En Kenia, como consecuencia de la pobreza extrema que azota a ese país, es normal ver niños pidiendo dinero en todas las calles para poder sobrevivir. Uno de los niños que pide a diario en los semáforos de una de las calles, Jhon Thuo, se encontró con algo que nunca había visto mientras pedía: una mujer, Gladys, asistida con varios aparatos para poder vivir.

Jhon se impactó cuando comprendió la tarea de los aparatos y se puso a llorar, además le dio todo el dinero que había recogido a la mujer. La escena se hizo pública y se logro recaudar una gran cantidad de dinero para ayudar a Gladys y esta, como pago por lo que hizo Jhon por ella, involuntariamente adoptó a Jhon y este ya no tiene necesidad de pedir en las calles.

Esta historia nos hizo comprender que el amor, la bondad y demás sentimientos positivos pueden nacer en cualquier lugar y en cualquier persona.