Este bebé amaneció sin vida por un simple error que muchas madres cometen! Me dejó en Shock

Todas las madres desean desde lo más profundo de su corazón que sus hijos, sean bebés o adultos, siempre estén sanos y nunca les pase algo malo. Los hijos son lo más importante para las madres, pues son fruto del amor y el esfuerzo de su cuerpo, jamás en la vida desearían que su vida esté en riesgo ni por un segundo. Es por ello que son capaces hasta de crear remedios para curarnos.

Esto es algo muy común en la sociedad de hoy en día, puesto que nuestras abuelitas acostumbraban a dejarse guiar por los remedios del pasado, elaborados por ellas mismas, para poder curar alguna enfermedad de un pequeño. Pero, ¿esto está realmente bien? ¿auto medicarse es la solución a los problemas de salud? No. Para nada. Esto podría ser la peor de las cosas que puedes hacer por alguno de tus hijos.

Si bien es cierto que lo que las madres buscan con esto es salvar la vida de sus pequeños, a veces podrían hacer todo lo contrario y no se dan cuenta de eso. Es por ello que hoy te vamos a contar una historia que de seguro te partirá el corazón, pero es necesaria para que todos aprendamos la lección acerca de la auto medicación y sus horribles consecuencias.

 

Esta madre había visto desde hace días que su pequeño tenía una gripe y tos un poco fastidiosa que le dificultaba la respiración al hijo. Por ello, decidió dejar de hacerlo sufrir echándole en el pecho, espalda y por debajo de la nariz, un poco de ungüento de eucalipto y alcanfor, el cual había hecho ella misma siguiendo los consejos de su “sabia” madre que tanto la había cuidado de pequeña.

Todo parecía bien cuando se acostó al lado de su hijo para estar pendiente de él mientras dormía, sin embargo, al pasar unas horas se dio cuenta que su hijo no estaba respirando. Desesperada, salió corriendo de casa y lo llevó a urgencias, donde intentaron resucitarlo y permitir que el aire llegara a sus pulmones. Pero esto no sucedió, el niño llevaba dos horas muerto.