7 experimentos que los Nazis realizaron con judíos. Era peor que matarlos…

Sin duda uno de los peores episodios que ha atravezado la humanidad desde su existencia ha sido la Segunda Guerra Mundial, esa época donde corrieron ríos de sangre de millones de inocentes gracias a las órdenes de unos cuantos líderes de los países más poderosos del mundo, sin embargo, hubo un grupo militar que destacó del resto y no necesariamente por sus buenas acciones, al contrario, por tratarse de los seres más despiadados e inhumanos de todos los tiempos, a quienes los comandaba el famoso y bien conocido Adolfo Hitler.

Claro, como debes saber, estamos hablando de los nazis, quienes se distinguieron por realizar los experimentos más horrorosos a los prisioneros de guerra que estaban en sus campos de concentración.

La mayoría de estos parecen haber sido sacados de una terrible película de terror, pero, todo lo contrario, fueron ellos quienes inventaron estos atroces actos en contra de otros seres humanos, y a continuación te enlistaremos los más horribles y extraños experimentos hechos por los nazis.

1. Congelación e hipotermia

 

Es bien sabido los climas tan extremos y las bajas temperaturas que se tiene en varias zonas de Europa, mismo que durante la Segunda Guerra Mundial cobraba la vida de muchísimos militares que se encontraban expuestos, especialmente por los pilotos que caían en el Mar Báltico, por esa misma razón un grupo de científicos se dieron a la tarea de experimentar con los prisioneros los efectos de la congelación y la hipotermia en el cuerpo para saber qué hacer para salvar a sus soldados, creando con eso horribles torturas para las personas quienes literalmente morían congelados sin ningún tipo de protección o literalmente los sumergían en una especie de tinas hasta que el agua tomara temperaturas increíblemente bajas, donde colocaban una sonda rectal en judíos y rusos para medir la temperatura. La mayoría moría cuando el cuerpo llegaba solamente a 25 grados centígrados.

2. Malaria

 

Este horrendo virus era puesto en los prisioneros, especialmente en el campo de concentración de Dachau, donde por lo menos 1200 personas fueron víctimas de este terrible experimento, donde eran inyectados con esta enfermedad y eran sometidos a un sinfín de medicamentos brindados por la multimillonaria y mundialmente famosa empresa Bayer para probar su eficacia, sin embargo, más de la mitad de estas personas murieron debido a los horribles síntomas de una de las enfermedades más temidas en la actualidad.

3. Trepanaciones

 

Uno de los procedimientos más antiguos, extraños y dolorosos para los seres humanos, que consistía básicamente en hacer perforaciones en el cráneo, que antiguamente se creía que era para alcanzar un nivel de consciencia mayor a cualquier otra persona, sin embargo, para los nazis era con un fin completamente distinto, estos aterradores científicos martillaban literalmente los cabezas, especialmente de niños, que ataban a una silla para medir la resistencia del hombre ante este tipo de torturas.

4. Trasplantes

 

Increíblemente durante la época de los nazis se hicieron muchísimos tipos de intervenciones que hoy en día se retomadas de forma profesional por los cirujanos para el beneficio en la salud de los ciudadanos. El campo de concentración Ravensbrück era la sede de miles de trasplantes, que tenía como objetivo el estudio de la regeneración del cuerpo humano, desde los huesos, nervios y los músculos, sin embargo, estos eran hechos sin ningún tipo de anestesia en los prisioneros, provocando millones de muertes gracias a las mutilaciones, donde estas personas quedaban con extremidades inutilizadas. Extrañamente el trasplante que más se intentó perfeccionar fue el de hueso.

5. Deformaciones

 

No es de extrañarse que los experimentos en estos prisioneros judíos y rusos no terminaran después de haber fallecido, su cuerpo todavía era utilizado para muchos otros experimentos, desde la extracción de los órganos para implantación en otros, la compatibilidad y en algunos casos extremos se estudió si algún animal podía ser utilizado para ponerlo en el cuerpo de un ser humano. ¡Simplemente terrible! O simplemente deformaban el cuerpo de adultos y niños para descubrir su utilidad.

6. Gemelos

 

Una de las mentes maestras tras estos inquietantes experimentos era Josef Mengele, quien dirigía todo tipo de experimentos entre la Alemania Nazi, y uno de los favoritos fue sin duda el del uso de los gemelos, los cuales eran utilizados para estudiar la similitud y diferencia genética entre ellos, desde el intercambio de la sangre en sus cuerpos, o la inyección de químicos en los ojos para saber si podían cambiar de color, y sorprendentemente hasta literalmente coser los cuerpos de algunos para crear siameses.

7. Súper niños

 

Los nazis se sentían una raza superior, por lo que se obsesionaron en expandir la raza aria, o sea, personas rubias con ojos de color, el cual consistía en la captura de cientos de niños polacos para realizarles mortales experimentos que garantizaran la expansión de su especie y simplemente hacerla superior, colocándolos tratamientos de rayos ultravioleta para aclarar su cabello y medicamentos que garantizaran su crecimiento, pues básicamente querían un raza de estatura alta, rubios, de ojos de color y fornidos con la idea de ser la raza más poderosa sobre el planeta. Estos experimentos llevaban por nombre “Programa Lebensborn”.

Esto comprueba que la época del holocausto durante la Segunda Guerra Mundial fue una de las más atroces, sanguinarias y desalmadas de todos los tiempos, donde comprobó que el ser humano es destructivo aun con su propia especie. Afortunadamente los tiempos han cambiado, aunque existen testimonios de que en algunos lugares del planeta siguen experimentando con seres humanos de muchísimas formas.