Todas las noches, este perro mira fijamente a sus dueños durante horas. Cuando descubrieron qué le había hecho su dueño anterior, no pudieron contener las lágrimas

Lamentablemente a lo largo de los días seguimos viendo mucha violencia en nuestra sociedad, donde muchos de los afectados son los animales. Los más débiles y que no se pueden defender lamentablemente.

Esta historia es de una familia que adoptó a un perro y que se llevaron a casa y le mostraron su afecto, felices por esta gran oportunidad. Sumado a esto el perro se comportaba de forma amable y cariñosa, así que la familia comprobó que había hecho la mejor elección.

Ellos con gran dedicación sacaban el perro a pasear, jugaban a lanzarle cosas en el parque e incluso le enseñaron a hacer algunos trucos dando como gran noticia que el nuevo miembro de cuatro patas era la mascota perfecta.

Sin embargo notaron algo muy extraño: cada noche se sentaba al lado de la cama de los padres y los miraba fijamente hasta que se quedaban dormidos. A la mañana siguiente, el perro seguía sentado, con los ojos abiertos y la mirada puesta en ellos. Aunque no sentían que corrieran ningún peligro, esta conducta los inquietaba.

Este comportamiento se dió durante algunas semanas, hasta que se dieron cuenta de que en realidad nunca habían visto a su perro durmiendo. A veces, dormitaba con los ojos entrecerrados, pero nunca lo habían visto disfrutando de un sueño profundo. Algo curioso verdad.

La familia comenzó a preocuparse por la salud de su nueva mascota, así que lo llevaron al veterinario, quien, después de una revisión exhaustiva, no encontró nada malo.

La familia estuvo feliz por la noticia, pero según el comportamiento tan extraño regresaron al refugio animal donde lo adoptaron para obtener más información acerca del pasado de su perro. Cuando le contaron al personal del refugio acerca de la conducta nocturna tan inusual de su mascota, recibieron una explicación que les rompió el corazón.

Les contaron que el dueño anterior había esperado hasta que el perro se quedara profundamente dormido en su camita para llevarlo al refugio sin que se diera cuenta. Cuando despertó, ya estaba en el refugio y no volvió a ver a su amo nunca más. Un acto cobarde el que sufrió este perrito.

Cuando los nuevos dueños escucharon esto, no pudieron contener las lágrimas. Regresaron a casa de inmediato y colocaron la cama del perro junto a la suya. Querían hacerle entender que era parte de la familia y que siempre lo sería.

A partir de ese día, este perrito duerme en la habitación de los padres. Le llevó un par de semanas entender el significado de ese gesto, pero finalmente empezó a dormir a pierna suelta.

Algunas veces, incluso se va a la cama antes que sus dueños. Y duerme mejor que nunca, ya que ahora por fin tiene un hogar de verdad. Una historia conmovedora que nos demuestra que el amor que ellos nos tienen es algo indescriptible.