Cuando por fin empezaba a tener fe en la humanidad, aparecen cosas como esta. Increíble.

En la actualidad es muy común que se relaten de caso de animales hacinados o maltratados. Pero es aún más raro que se consigan a especímenes encerrados en jaulas en el fondo del mar. Esta extraña historia empezó cuando un grupo de buzos se fueron a explorar el pasado mes de marzo en las aguas de la lejana isla de Kokoya, que están ubicada en Indonesia.

Este lugar es ideal para nadar e investigar, sus aguas cristalinas son el hogar de una gran variedad de vida submarina y el clima es muy cálido. En esta exploración los buzos descubrieron una terrible situación. En el fondo del mar justamente al lado de la costa se encontraban varias jaulas marinas en donde se encontraban dos dugongos, estos animales marinos son bastante extraños y tiene un estrecho parecido con el manatí.

Al comienzos los buceadores no comprendía el por qué estos gigantes submarinos habían llegado a este lugar pero sabían que ellos necesitaban salir de las jaulas en donde se encontraba recluidos.

En el sitio estaba una madre dugongo con su bebe que se encontraban retenido en jaulas separada, incluso la madre se encontraba atada de su cola. Pero los buzos se impresionaron mucho más cuando se enteraron que estos animales habían sido capturados por un pescador local.

Este pescador tenía un zoológico submarino

Los buceadores no estaban muy seguro de cuánto tiempo tenían estos animales capturados pero las cicatrices de la cola de la madre sugirieron que tenían por lo menos algunas semanas retenidos. El pescador les informó que los tenía en jaulas porque se comían sus redes y la pesca pero el grupo de buzos no le creyó porque estos animales son vegetariano y la realidad era que tenía su propio zoológico submarino.

El pescador cobraba 80 centavos de dólar para observarlos y 12 dólares para hacerse fotos, por tal motivo los buzos le exigieron al hombre que soltara a los animales y este les prometió que soltaría a los gigantes lo más pronto posible, pero lo buceadores realizaron fotos y videos para publicarlos en las redes sociales porque no creyeron en él.

Gracias a los videos y fotos las autoridades para el cuidado de la vida salvaje aparecieron y consiguieron a lo dugongos todavía en sus jaulas. Ese mismo día los pobres animales quedaron en libertad.

Esta especie de animales submarino se encuentra en peligro extinción, gracias al paseo de exploración de estos buzos estos pobres dugongos quedaron en libertad. Es muy posible que si los buceadores no hubiesen aparecido algo peor les habría pasado.

Es increíble que en la actualidad este tipo de acciones se sigan realizando por personas que no tienen el más mínimo cuidado por el mundo y las especies que habitan en él. Si sabemos de este tipo de situaciones que atente con la vida de un animal es recomendable realizar una demanda a los organismos encargados.

Si puedes comparte esta historia con todos tus contactos, amigos y familiares para que este tipo de situaciones dejen de seguir ocurriendo, la vida de los animales es importante.