SUFRIÓ QUEMADURAS Y SU NOVIO NUNCA LA DEJÓ. AÑOS DESPUÉS LE REVELA ALGO ESCALOFRIANTE Y…

¿Cómo saber si la persona que está contigo de verdad te ama? Dicen que solo cuando llegan los problemas y los momentos difíciles, el verdadero amor sale a flote y por eso, en el altar del matrimonio se dice:

“En las buenas y en las malas, hasta que la muerte los separe”.

La historia que te contaremos a continuación, es una historia de amor eterno. Se te partirá el corazón, así que ten cerca un pañuelo, que las lágrimas saldrán de tus ojos.

e trata de Turia Pitt y Michael Hoskin, una joven pareja de enamorados a quienes les ha tocado vivir una de las historias más duras y épicas que hemos visto.

Turia es de Australia y se dedicaba al modelaje. Adora los deportes y le encantaba realizar maratones y competencias deportivas.

En el año 2010 conoció a Michael durante unas vacaciones y se enamoraron enseguida. Para el año 2011 ya eran novios y tenían varios meses de relación.

A mediados de ese año, Turia se inscribió en el maratón Western Australia’s Kimberly, el cual se realiza en los bosques de ese país.

Lamentablemente, durante la competencia, Turia quedó atrapada en medio de un terrible incendio forestal.

A duras penas logró sobrevivir, pero sufrió terribles quemaduras en todo su cuerpo…

Así se veía la modelo:

Ahora luce de esta forma:

Obviamente, después de su larga y dolorosa recuperación, su carrera de modelaje terminó y también las competencias deportivas.

Durante más de dos años estuvo en diferentes tratamientos, recibió más de 200 operaciones y muchísimos injertos de piel. En más de 24 meses no salió del hospital una sola vez.

A pesar de que todo en su vida se había acabado, lo que no se acabó fue el amor incondicional de su novio, Michael, quien estuvo presente en todo momento, durante esos difíciles años de recuperación.

Michael pensaba que ella era la mujer más hermosa y valiente del planeta y por eso, quería casarse en cuanto saliera del hospital.

Así que se arrodillo y saco un costoso anillo de diamantes que puso en su mano y le dijo: “¿Te quieres casar conmigo?”.

Encantada y conmovida, ella dijo que Sí… Fue el día más feliz de su vida.

Gracias a su nuevo matrimonio, la recuperación psicológica de Turia fue muy rápida. Encontró nueva inspiración y nuevas ganas de vivir.

Volvió a ser la mujer feliz y agradecida que era. Sus ojos empezaron a brillar otra vez.

No cabe duda de que historias como estas no se ven todos los días. Turia Pitt y Michael Hoskin han demostrado que el verdadero amor es infinito y mucho más profundo de lo que cualquier mortal común podría entender o experimentar. Las almas de estos dos enamorados, permanecerán juntos por toda la eternidad…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *